¿Conoces nuestra tarta de queso invertida? | Steakburger

La tarta de queso es una de las recetas de postres que más gustan a la gente. Es un postre ligero que da un sabor exquisito a nuestro paladar.

En SteakBurger podréis probar nuestra tarta de queso invertido, una tarta de queso que cuenta con caramelo flambleado y con una base de galleta.

En el post de hoy hablaremos sobre cómo hacer esta deliciosa receta que desde luego no te dejará indiferente.

La tarta de queso es una muy buena opción para iniciarse en el mundo de la repostería, por su facilidad a la hora de cocinarla y porque el resultado es delicioso. Para una persona que acaba de comenzar en el mundo de la repostería, esta receta puede animarle a seguir elaborando otras recetas.

A continuación os daremos una receta para que podáis hacer vuestra tarta de queso casera en casa. Sabemos que este postre es la perdición de muchos y nunca está mal saber cómo preparar algo que nos encanta.

Ingredientes necesarios

  • 250 gramos de queso Philadelphia
  • 3 yogures naturales
  • Huevos (3)
  • Harina (50gr)
  • Azúcar (150gr)
  • Mantequilla para el molde donde metamos la mezcla

Cómo preparar la tarta de queso

Para empezar y ahorrar tiempo, encenderemos el horno y lo dejaremos calentando a 175 grados. A continuación añadiremos mantequilla en el molde, le espolvoreamos azúcar y harina (sin pasarnos) y lo repartiremos por todo el molde.

Nos deshacemos de aquello que no se quede adherido a la mantequilla.

En un cuenco a parte mezclaremos el queso, los yogures, huevos, azúcar y harina y  lo batimos con ayuda de una batidora hasta que obtenemos una fina crema.

A continuación vertimos la masa que hemos obtenido en el molde que ya tenemos preparado y lo metemos en el horno una vez que se haya calentado bien. Lo dejamos por un tiempo aproximado de una media hora.

El tiempo que la tarta de queso esté dentro del horno dependerá del grosor que tenga.

Para saber si está lista, le pinchaos con un palillo y si al sacarlo sale limpio, nuestra tarta de queso está lista.

Una vez saquemos la tarta del horno, la dejamos que se enfríe y una vez enfriada, la meteremos al frigorífico para que consiga la textura de queremos.

El modo en que la sirvas depende de ti, de si quieres dejarla como está o añadirle algún tipo de topping para acompañarla como por ejemplo frutos rojos.